Movimiento sindical anuncia que «enfrentará enérgicamente» la privatización de la industria cementera estatal

En un comunicado que se emitió en las últimas horas, la Federación Ancap, la Coordinadora de Sindicatos de ANCAP, el PIT CNT y la Mesa Sindical Coordinadora de Entes expresan su rechazo a la decisión del gobierno de avanzar en la privatización de la industria cementara estatal y anuncian que enfrentarán «enérgicamente» la definición que enmarcan en un proceso de «desmantelamiento de ANCAP».

RESISTIREMOS LA PRIVATIZACIÓN DE LA INDUSTRIA CEMENTERA

La Federación Ancap rechaza y enfrentará enérgicamente la decisión del gobierno nacional y la mayoría del Directorio de ANCAP de privatizar la industria cementera estatal.

Esta decisión confirma el proceso de desmantelamiento de ANCAP que comenzó con el cierre del proyecto productivo de Alur Belén, la eliminación del monopolio en puertos y aeropuertos, la entrega a privados del servicio aeroportuario de Carrasco y Laguna del Sauce, la eliminación de la obligatoriedad de adicionar biodiesel al gas-oil, y la no renovación del arrendamiento del buque para abastecer de combustibles las plantas de Juan Lacaze y Paysandú.

Ante la decisión adoptada por el Poder Ejecutivo y la mayoría del Directorio de Ancap expresamos:

1) Una asociación del estado con privados que entrega al socio las fábricas, los recursos naturales y la gestión en un % mayoritario constituye una PRIVATIZACIÓN.

2) Este camino contraviene la decisión popular expresada en los referéndums de 1992 y 2003 de mantener a ANCAP ESTATAL Y PÚBLICA.

3) Que la privatización de la industria cementera se enmarca dentro de la reforma del mercado de los combustibles, por lo que se dicha decisión debería dejarse en suspenso hasta que el soberano defina en el referéndum la anulación o no de 135 artículos de la LUC.

4) Se entrega la riqueza natural de la piedra caliza (valuada en 10 mil millones de dólares) al capital privado en una concesión por 30 años.

5) Se engaña a la población diciendo que con esto bajarán los combustibles cuando el impacto económico en caso de trasladarse a tarifas sería de 0,05 $ (5 centésimos) por litro de combustible.

6) La privatización de la industria cementera generaría consecuencias sociales de alto impacto en Minas y Paysandú obligando al desarraigo a casi 300 familias.

7) Que según un estudio de UdelaR (Centro Universitario Regional del Norte) en Paysandú existe un 13 % de desocupación y el 46 % de la población no cubre las necesidades básicas, situación que se agravaría a partir de este plan privatizador.

8) Que las consecuencias económicas de la migración de casi 300 familias a Montevideo, no sólo afectará a los implicados, sino también tendrá consecuencias en el comercio y el trabajo local (mutualistas, alquileres, supermercados, almacenes, panaderías, carnicerías, etc.).

9) Que ANCAP argumenta no tener recursos económicos para la instalación del horno 3, sin embargo, en el primer semestre del año perdió 117 millones de dólares para subsidiar fundamentalmente a los sectores agro exportadores, por lo que el impedimento no es económico, sino surge a partir de una concepción ideológica de clase y sus intereses económicos.

10) Ante esta situación la Federación Ancap resistirá junto al SUNCA, la Coordinadora de Sindicatos de Ancap, el movimiento sindical en su conjunto y las organizaciones sociales del campo popular, la privatización de la industria cementera estatal.

11) Organizar junto al SUNCA y la Coordinadora de Sindicatos de Ancap una gran Asamblea General de los sindicatos con movilizaciones en Minas, Paysandú y Montevideo, para definir un plan de lucha en todos los terrenos para impedir la entrega del patrimonio nacional al capital privado.

12) Que el día 20 de octubre en ocasión de conmemorarse un nuevo aniversario de la Federación Ancap, realizaremos una presentación pública de la propuesta alternativa de los y las trabajadoras para el desarrollo de la industria cementera en la órbita estatal y pública.

FEDERACIÓN ANCAP – CSA – PIT – CNT – MSCE