El alto funcionario que no paga alquiler

Nota publicada en semanario «El Bocón», el jueves 29 de abril de 2021.

El intendente de Paysandú sigue sin dar respuesta al pedido de informes que le interrogó sobre su decisión de autorizar que un jerarca de la comuna resida en una casa propiedad de la Intendencia.

Según testimonios de vecinos y fotos que muestran al funcionario ingresando o saliendo de la finca, el director de Tránsito Lucas Facello utiliza una vivienda propiedad de la Intendencia, sita en el centro de la ciudad de Paysandú,  como casa habitación.

El ingeniero civil y consultor en Seguridad Vial no reside en este departamento y así, según cuentan los vecinos,  es común que no se lo vea durante los fines de semana y que los lunes a la tarde llegue a su ocasional residencia mochila al hombro, como ilustra la imagen que acompaña la nota.

Si bien el intendente Olivera no respondió aún el mencionado pedido de informes que se presentó hace un par de meses, la declaración de una alta jerarca de la comuna confirmó la situación denunciada.  En una entrevista con «La Tribu», la directora de Promoción Social, Guadalupe Caballero, aseguró que, efectivamente, el profesional se aloja en esa casa y defendió la decisión de Olivera aludiendo a la denominación popular del inmueble: “por algo es la casa del intendente”, enfatizó.    

La confirmación de la denuncia generó una intensa polémica en el plano de la política respecto a la legalidad de la decisión de Olivera y ese debate se trasladó a diversos ámbitos de la sociedad que a través de redes sociales y medios de comunicación adhirieron, a veces acaloradamente, al intercambio. Sin embargo el evidente rechazo social no movió al intendente de su decisión  primera y nuestro director de Tránsito sigue cómodamente alojado a cuenta y cargo de todos los sanduceros. También es cierto que el último medio año ha sido particularmente intenso para la política sanducera dado que permanentemente aparecen asuntos que son objeto de disputa; esa situación hace que los temas permanezcan un tiempo escaso en un lugar destacada de la agenda.

Además de la cuestionable legalidad de la situación, quienes la denuncian plantean como injusto que un funcionario que recibe un salario mensual nominal de 100.317,81 pesos tenga, además del preciado sueldo, la ventaja de tener casa y servicios básicos sin costo. Se entiende que la retribución le permitiría, quizás apretándose un poco, pagar un alquiler y llegar a fin de mes.

La denominada casa del  intendente fue utilizada durante algunos años del quinquenio anterior como casa de breve estadía para albergar a mujeres víctimas de violencia doméstica. Según ha trascendido, ya en la última etapa de ese  gobierno la vivienda “prácticamente ya no era  utilizada con ese fin”. Esto implica que no es cierto, como en algún momento se intentó afirmar, que el actual intendente haya suspendido aquel propósito para hospedar a su director.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.