Alcalde de Guichón confirmó que no aplicará medida votada por el Concejo; no exigirán carné de salud y de manipulación de alimentos a vendedores ambulantes

Foto: Plaza Claudio Williman de la ciudad de Guichón, imagen tomada de internet.

El alcalde de Guichón confirmó al edil colorado David Helguera que no pondrá en práctica la medida votada en la reunión del Concejo Municipal del martes 13 de abril que dispuso el control  del ingreso a la ciudad de vendedores ambulantes y la no habilitación para el desarrollo de la actividad comercial en la jurisdicción para quienes  carezcan de carné de salud y certificado de manipulación de alimentos. La decisión del alcalde, que resulta contraria a la voluntad de todo el Concejo y a la suya propia y que seguramente generará debate en la interna blanca guichonense, pareciera considerar las enfáticas críticas que recibió la iniciativa así como a los cuestionamientos que ponen en duda su legalidad. Los responsables de la decisión no terminan de explicar si la misma atiende aspectos sanitarios, que fueron el objetivo que inicialmente se esgrimió, o de defensa del comercio local.

“Que los inspectores salgan cada vez que aparezca un camión de estos”

Sobre el final de aquella reunión el concejal nacionalista Álvaro Mello señaló:  “teniendo en cuenta la situación que estamos padeciendo, que muy lamentablemente estamos padeciendo en Guichón por la pandemia que nos está afectando, y a su vez el reclamo de muchos comerciantes que hoy están haciendo sus pesos a duras penas porque el comercio, en general se ha retraído. Y teniendo en cuenta que en una sesión estuvimos hablando con el jefe de Policía en cuanto a los vendedores que vienen de otros lugares. Mocionaría que el Municipio tome cartas en el asunto en cuanto a todas las normativas que existen para que esos vendedores estén en las mismas condiciones que nuestro comercio”. Agregó que “el Municipio tiene ordenanzas en cuanto al expendio de comestibles ya sea frutas o verduras” y que urge su aplicación considerando el ingreso de productos “que no sabemos en qué condiciones vienen”.

«Que los inspectores salgan cada vez que aparezca un camión de estos a controlar y que el Municipio tome todas las medidas necesarias contra estos vendedores si no tienen carné de salud y de manipulación de alimentos que, lamentablemente, no puedan entrar» propuso finalmente y recordó que «hay denuncias de que vienen y se ponen frente a los comercios a vender los mismos productos» que ofrecen los locales formalmente instalados, abonando la duda respecto al sentido profundo de la moción.

Sin discusión alguna sobre la fundamentación de la medida ni sobre su aplicación la moción resultó aprobada por unanimidad (tres concejales del Partido Nacional y dos del Partido Colorado).

 Como que sí, pero no

Si bien es cierto que a nivel local la iniciativa logró apoyos, también es verdad que desató polémicas y provocó que se alzaran varias voces manifestando durísimos cuestionamientos ante una decisión que recibió calificaciones tales como “ilegal”, “sin sentido”, “ridícula”, “inaplicable” o “discriminatoria”. Más allá de la pertinencia o no de las valoraciones en sí mismas, y de que la lista podría extenderse considerablemente,  hay un concepto básico de carencia de sustento legal que podría haber sido determinante para desalentar su entrada en vigencia, además de lo complejo que resultaría el asunto en la práctica.  

Pocas horas después de la sesión, y en el marco de una reunión en la que se abordaron otros asuntos, el edil del Partido Colorado David Helguera consultó al alcalde de Guichón, Martín Álvarez, sobre el desarrollo de la medida y recibió la confirmación “que no lo van a poner en práctica”. “El alcalde me dijo que no lo habían explicado bien, que Mello no lo había hablado anteriormente”, contó, hizo notar la paradoja que implica que el alcalde explicite que no cumplirá con una decisión del Concejo y estimó que asunto generará polémica en la interna blanca de Guichón. 

“El alcalde se habrá puesto a pensar y habrá caído en que es un verdadero disparate prohibir el ingreso a la ciudad a todo aquel que ose entrar sin carné de salud y de manipulación de alimentos, es una medida casi nazi, fascista, y no encontró otra solución que hacer como que controla pero no va a controlar nada, así nos dijo”, confirmó Helguera.

Entradas relacionadas