Una historia impactante, un ejemplo de vida que confirma que siempre se puede salir adelante

Débora Gianoni es una sanducera que tiene 33 años y es madre de cuatro niños, al tiempo que colabora en la crianza de dos niños de su esposo.

La historia de Débora es sencillamente impactante.

Es un ejemplo viviente de cómo se puede salir adelante aun cuando uno llega a lo más profundo del fondo. La adolescente rebelde que se hizo adicta y consumió drogas «pesadas», que enfrentó a sus padres y se fue de la casa, que pasó hambre, sufrió desesperanza y el dolor de caminar sin rumbo; que más de una vez pensó que vivir ya no valía la pena y después de diez largos años de dolor se reencontró con Dios y se encontró.

Hoy es una mujer de fe, feliz, que disfruta de hacer el bien, de llevar la palabra que, entiende y siente, es liberadora. Sanó, dejó todo aquello atrás y ahora abre su corazón para escuchar, para entender, para acompañar, para hacer sentir que se puede y que nada vale más que vivir y amar.

https://www.facebook.com/2295445764046010/videos/3185026714956497/?t=206

Posted by La Tribu on Friday, September 25, 2020